Los masajes reductivos se realizan con una presión fuerte y una velocidad rápida , enfocándose a las zonas grasita , provocando calor con ciertos movimientos. Se utilizan técnicas como amasamiento, roce y percusión.